¿Cómo iniciar en la Fotografía de Arquitectura? | Parte 2

¿Ya se cansó de fotografiar atardeceres y reflejos en charcos? ¿Su perro o gato corren al sonido del obturador? ¿Algún embustero le dijo que se puede vivir bien fotografiando edificios?

Pues siga usted leyendo sobre cómo incorporarse al emocionante mundo de la fotografía de inmuebles. Por si se lo perdió, ya antes platicamos por qué la fotografía de arquitectura y la fotografía inmobiliaria pueden no ser lo mismo. Sobre cámaras vs. teléfonos celulares. Ahora, nos toca profundizar en otras cuestiones: los lentes a utilizar y los accesorios que necesitará.



¿Cuáles son los lentes necesarios para fotografía de arquitectura?


Sí, siempre habrá alguien diciendo que para la fotografía de arquitectura se necesita un lente descentrable o desplazable. Algún ortodoxo, de esos que se llevan la cámara al baño, lo señalará y dirá que si no lo tiene, nunca hará fotografía de arquitectura de manera seria.


Obviamente esto no es cierto. O no del todo, que tampoco es blanco o negro.


El lente descentrable/desplazable (o tilt/shift) viene de una época en la que alterar líneas verticales era simple si utilizabas una cámara técnica, pero dolorosamente difícil si utilizabas cualquier otra cámara. Por eso durante muchos años, la cámara técnica (o de gran formato) fue la opción por default para la fotografía de arquitectura.


Si utilizabas otra cámara, las alternativas eran tortuosas en la era análoga: tomar una fotografía y luego una segunda fotografía de la primer fotografía, pero girando manualmente la primer fotografía antes de tomar la segunda tomándole una foto chueca, pues, a una foto ya impresa para modificar sus líneas verticales y horizontales.


Así parió Robert Freeman la portada del Rubber Soul. Es básicamente una fotografía de otra fotografía "torcida" para alterar sus líneas verticales. / Imagen: Apple Parlophone

Esos calvarios terminaron en 1961, cuando Nikon creó el primer lente de control de perspectiva, el PC-Nikkor f3.5 de 35mm. Canon hizo lo propio 12 años después con el TS-35mm f2.8. A partir de ese momento Nikon y Canon se volvieron líderes en el desarrollo de lentes desplazables/decentrables. Hasta hoy, siguen siendo sobre todo los Canon los referentes en lentes desplazables de máxima calidad.


Actualmente, existen otras marcas y bastantes opciones en cuanto a apertura, longitud focal y sobre todo, precio. Rokinon y Laowa han llegado pisando fuerte en este último apartado. Sus opciones son bastante más económicas. Bastante. Recuerde que esto es un negocio y hay que amortizar el costo del equipo. Además, si le pone en la cara a un sujeto de prueba una foto hecha con el T/S de Canon y junto a ella una hecha con el T/S de Laowa, jamás va a notar la diferencia. El que sí va a notar la diferencia va a ser usted, que va a desembolsar mil dólares menos.


Imagen de Bastian Kratzke utilizando el lente decentrable Laowa 15mm f/4.5 Zero-D Shift / Imagen: https://venuslens.net

En nuestra era digital, si no cuenta con un lente desplazable/decentrable no pasa nada. O bueno, pasa muy poco. Terminará recortando algunas esquinas en la imagen y si para usted esto supone un problema, señorito purista, pues a comprar el decentrable. Sin embargo, enderezar verticales en una computadora es extremadamente sencillo. Un click por aquí y otros por allá en Capture One o Lightroom y voila! líneas perfectamente verticales.


Esta foto la hice con un lente de 16-35mm y corregí las verticales en Capture One. El resultado es el mismo pero más barato.

En el campo de la fotografía inmobiliaria, recuerde que la atención a su imagen será de apenas un par de segundos y un cliente potencial tiene que recibir de un golpe las características del espacio. Es por eso que los lentes angulares (desde los 14mm, 16mm hasta 28mm) son los amos del universo aquí. Mostrar espacios amplios, luminosos, todo eso que vende, ya hablamos de eso antes.


Un lente de 16-35mm como éste para sensor Full Frame, o uno como éste para sensor APS-C son un buen punto de partida y balancean calidad y precio. Hay sus contrapartes para Canon y Nikon, claro. Recuerde que no necesitamos aperturas muy luminosas (lentes de f1.4 o f2.8) porque a razón de tener todo enfocado en la imagen, siempre terminamos disparando en f8 o f11. ¿Qué dice? ¿Que son lentes muy caros? Se lo advertí, caray. Le dije que iba a salir de aquí con un riñón menos. Pero bueno, sí hay opciones más económicas de Sigma o Rokinon. Que estén disponibles en su país, ya es otra cosa. Y si las importa, hay que sumar los costes de importación, que al menos acá en México, son de hasta el 30% de lo que ya cuesta cada lente.


Al hacer fotografía de arquitectura, las cosas cambian.


El proyecto fotográfico de una obra que no las fotos de un inmueble, que acá estamos hablando de un proyecto estructurado requiere de una narrativa coherente al presentar los espacios. Incluso el orden de las fotografías es crucial. Es un ejercicio de descubrimiento y fascinación. Al igual que en un montaje cinematográfico, las fotografías van narrando un vínculo entre lugares, el paso del tiempo, sorpresas y ocasionalmente se detienen a contemplar detalles.


En fotografía inmobiliaria, conviene mostrar más en menos imágenes. En fotografía de arquitectura, conviene mostrar menos en más imágenes.

En la fotografía de arquitectura, no buscamos "comernos al mundo" con lentes angulares. Hay una componente de honestidad que reemplaza a la vocación publicitaria y comercial de la fotografía inmobiliaria. Sí, sí, ya sé que llegamos a caer en el desarrollo de grandes planos generales o en la pirotecnia visual del lente decentrable, pero la paleta de planos a componer es más rica y más compleja. Por eso, acá echamos mano de otros lentes.



Para ello, un 24-105 y un 70-200 o mejor, un 70-300 complementan el kit. También puede conseguir focales fijas, que hasta ahora solo hemos hablado de lentes zoom. Ah, las focales fijas... No, no vamos en este momento a entrar en detalles, que ya lo veo bostezando y torciendo la mirada. ¿Que solo tiene el 18-55mm del kit? Pues a darle carreta!, que eso no lo detenga. Mientras logre una imagen con todo lo que necesita ver, cualquier lente funciona. Usted consiga lo que pueda, incluso lentes usados, que si no utiliza todos sus lentes, pues siempre le quedará fotografiar bodas.


Ah, cierto! olvidé decirle: Ninguno de estos lentes le servirá para fotografía de bodas al menos no de forma profesional. En el retrato y la fotografía de bodas la rapidez del lente es importante. Esto es, se prefieren lentes luminosos que puedan reducir la profundidad de campo al tamaño de una pestaña, con aperturas de f1.4, f1.8, o f2.8 a diferencia de quienes retratamos edificios, que funcionamos con aperturas de f8 o f11.


Recuerde que tanto Full-Frame como APS-C usan distintos tipos de lentes que no son intercambiables entre sí. Es decir, si compra lentes para una cámara APS-C, no va a poder usar los mismos lentes si después compra una cámara Full-Frame (bueno, con equipos Sony sí se puede hacer esto, pero tiene sus costos en el tamaño de imagen).


Ojo, ya sé que todo lo que he puesto en vínculos es de Sony, pero lo mismo hay para las demás marcas. Yo estoy familiarizado con Sony porque me robaron todo el equipo Canon, aproveché para cambiarme a Sony y soy el más feliz por haberlo hecho. Pero Sony no nos patrocina ni mucho menos. (Sony patrocínanos, caramba!)



Accesorios utilizados en la fotografía de arquitectura


Flash. ¿Lo primero que le viene a la mente son las fotos que tomaba su mamá en los cumpleaños? ¿Anda por la vida promoviéndose como "fotógrafo de luz natural"? Me sorprende, oiga. Con tanto y tanto buen tutorial en Youtube sobre manejo del flash. Pierda el miedo. El flash es como el retoque en las fotografías: si se nota, es porque lo está usando mal. ¿Cuáles flashes necesita? Yo uso éste, pero la verdad lo compré por idiota, porque había opciones más económicas, como éste de Godox. También uso éste otro para espacios más grandes y light painting.


Tengo un principio básico: en la fotografía inmobiliaria sí utilizo iluminación artificial (flash/speedlite/estrobo, geles, pantallas, difusores, etc.) pero en la fotografía de arquitectura, no. Nada. Solamente la obra, la luz natural y su diseño de iluminación. Guíese con este principio y no errará nunca. Esto, porque en la fotografía inmobiliaria es común hacer bracketing o empalmar varias imágenes en una sola por aquello de las ventanas "quemadas".


Tripié. No escatime pero tampoco exagere. Todos le van a decir que si ya gastó cien mil pesos en equipo, pues no va a poner aquella fortuna sobre un tripié de mil pesos. Yo uso éste, y a veces éste, no son los más caros ni los más baratos, pero ambos son bastante rígidos. El segundo tiene incluso montura Arca Swiss, rótula y puedo montar el cabezal para hacer fotos de 360 grados cuando hago visitas virtuales. Sobre todo, son livianos, que cuando anda uno contando kilos para subir en la maleta, se agradece.


Drone. O dron, como sea. Hay hambre de fotografía aérea y hoy el drone debería formar parte del kit de cualquier fotógrafo. Antes había que treparse a un helicóptero, hoy ya no. Bueno, a veces, que esto viene con reservas. Si elige montarse a un helicóptero podrá usar cualquier lente pero no podrá cambiar de lentes en el aire. Correrá el riesgo de tirarlo por la ventana y que algún infortunado pague por su despiste. Por eso, en el remoto caso de que necesite subir a un helicóptero, lleve dos cámaras: una con un 16-35mm y otra con un 24-105mm.


Si optamos por el drone, éste solo tiene una longitud focal y tendrá que moverse para componer la imagen, esquivando otros edificios, cables eléctricos y copas de árboles. Dependiendo del modelo, la longitud focal del lente en un drone suele andar entre los 18mm y los 24mm. Esto es una equivalencia para un sensor de 35mm, pero el sensor de un drone no tiene 35mm de ancho.


Porque ese es el problema actual de los drones: el sensor. Los primeros drones tenían sensores del tamaño del sensor de un celular. Hoy, podemos encontrar sensores para drones en tamaños de 1", micro 3/4 y hasta en tamaño Super 35, que no llega a ser Full Frame de 35mm pero se acerca un poco. Tienen mejor rango dinámico y son bastante estables como para hacer tomas de hasta 2". Yo uso éste y la única queja que tengo es el ruido: parece un enjambre levantándose a toda velocidad desde el infierno. Además, para fotografía de 360 grados, como se puede ver, no tiene mamá.


Aunque los sensores montados en drones no igualan todavía a los de cámaras fotográficas, no van a pasar muchos años antes de que los primeros igualen en rango dinámico y detalle a los segundos.


Fotografía tomada para un fotomontaje con el DJI Phantom 4 Pro: 1.5 segundos de exposición y si observamos la imagen al 100% de su tamaño, la nitidez se ve bastante decente para 24 Mpx. / Imagen: https://tacticagrafica.com

Hasta acá por hoy. En nuestro capítulo final: El software que vas a utilizar, la educación y la aterradora revelación de cómo y cuanto cobrar por hacer esto. Spoiler: Hay una sección de precios en nuestra página.